Rico o pobre

El concepto bíblico de ser rico implica preferir el dinero antes que a Dios, esto no es novedoso en la actualidad porque este pensamiento está muy clavado en nuestra cultura, al menos en cuanto a una cuestión de conocimiento aunque no de práctica.

Sin embargo, ciertamente Dios quiere que prosperemos, Dios nos retribuye y hace que nuestro trabajo de mayor fruto, no se trata de que Dios quiera que estemos paupérrimos, sino de tener la seguridad de que nuestro corazón no se va  a perder en el camino y al rato estemos protegiendo nuestras ‘riquezas’, a veces ínfimas, más que nuestra relación con Dios, más que nuestro anhelo por su reino.

La respuesta es compartir, es sencillo, compartir significa dar una parte de lo mío, no es suficiente con dar lo que ‘sobra’ sino dar de lo mío; y es realmente fácil dar algo cuando no afecta tu modo de vida actual, sin embargo, dar algo que a ti te va a importunar de algún modo, que te va a incomodar, eso no es tan fácil; pero ese el modo de demostrar que no amo a mis bienes o a mi modo de vida, más que a Dios.

Compartir es una de las experiencias más liberadoras de la vida cristiana, que en sí misma lleva recompensa. La única manera de saber si es cierto o no, es probar, así que pa´luego es tarde.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: