A qué equipo le vas?

Los seres humanos siempre estamos haciendo grupo, estructuras, instituciones, buscamos a personas con las que coincidimos en algo y echamos a andar algo para agruparnos, acompañarnos y defender los ideales, metas o gustos comunes.

Esto está bien, sin embargo, muchas veces estos ‘grupos’ se convierten, no solo en el asociarse para vivir lo que desean, sino que empiezan a convertirse en antagónicos de los grupos distintos a ellos. Esto ha crecido tanto que incluso al interior de la Iglesia se ha colado, grupos dentro de la misma Iglesia compiten por ser más uno que otro; esto es asquerosamente anticristiano…

“Una vez estaba en misa en una parroquia que no era la que frecuentaba ordinariamente y coincidió que el sacerdote que ofició era el mismo de la parroquia a donde normalmente asistía, me vio al final y me dijo “¿Qué andas haciendo acá, Chaquetero? ¡ ! O sea, como si me hubiera cambiado de equipo!! Yo le dije: Ah caray, pero si es la misma Iglesia no?

En fin de cuentas, no podemos olvidar ni menospreciar lo que nos enseñó Jesús, podemos pertenecer al o los grupos que queramos, pero no debemos olvidar al primer grupo que pertenecemos, que es el de la raza humana, el simple hecho de ser humanos es suficiente para sentir y expresar solidaridad.

Somos del mismo equipo, ¡¿cuánto tardaremos en darnos cuenta?!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: