El Señor de la dulzura

Ciertamente Dios crea al ser humanos “Macho y hembra los creó” desde el principio, el ser humano es, desde el principio, singular en su vida, en sus pensamientos, en su sexualidad, en su cuerpo; sin embargo, además es plural, es decir, está ligado al resto de la creación, especialmente a su propia raza humana, pero también al resto de la creación.

Si leemos un poco de lo que se va descubriendo cada día, veremos cómo somos increíblemente susceptibles a la creación, por ejemplo: El sol modifica inevitablemente nuestro sistema hormonal, el aire modifica radicalmente nuestro estado anímico, en fin hay un sin número de conexiones.

Descubro que además de esto, Dios establece al ser humano, como señor de las plantas y de todos los animales. Pero este señorío, no se trata de un dominio irrespetuoso, avasallador, sino de un dominio de dulzura, en donde se guarda la vida y el desarrollo de lo creado, pues hasta este momento Dios no le permite al hombre comer animales, no le permite derramar sangre para su propio beneficio, solo le entrega el fruto de las plantas que dan semilla y arboles frutales.

El primer pensamiento en la creación de Dios es la vida, la co-habitación del mundo y la cooperación de todos los seres.

Por otro lado, el señorío también involucra el señorío sobre sí mismo, del humano sobre su propia vida, sobre su propio tiempo, es así que Dios pone la muestra y lo encontramos ‘parado’, ‘detenido’ contemplando la obra de sus manos. Dios domina sobre su trabajo, por eso sabe interrumpirlo; y la señal es clara para el humano, es necesario saber ser señor de la propia vida, trabajar cuando hay que hacerlo y detenerse como signo de la propia libertad.

Me doy cuenta en mi vida de mi singularidad, además me fascina, soy consciente de mis diferencias con la mujer, pero la acepto y admito que las necesito, que me complementa, -aunque a veces me desesperen- en realidad solo es mi falta de entendimiento de la pluralidad que Dios nos dio.

También veo que aunque estoy conectado con la creación entera, en ocasiones me pierdo de la hermosura de ella y me abstraigo de sus efectos en mi, ciertamente me pierdo del regalo que Dios me y me dio. Y ni que decir del señorío, ¡vaya! ¡aún soy señor de los animales y las plantas! Pero a decir verdad ese señorío es más control y sentidos de superioridad hacia esas especies, más que el respeto, el cuidado y el amor que Dios pensó para que yo los gobernara.

Y me entusiasma mucho, poder imitar a Dios en esa última faceta e instrucción en el primer relato de la creación; poder parar, poder quedarme quieto y contemplar la obra de las manos de Dios y además la obra de mis manos también, poder darme el tiempo y el espacio para disfrutar de aquello por lo que me esfuerzo, rescatar siempre ese signo de la maravillosa libertad que me pertenece. Como diría Vicente Fernández: ‘Sabia virtud de conocer el tiempo’, o mejor más espiritual, el rey Salomón al decir: ‘Hay un tiempo para cada cosa’.

En resumen, hoy entiendo

1.- Que soy un ser humano y que ello conlleva que mi complementaridad está en la mujer y que sus diferencias me completan. Soy singular, pero también plural.

2.- Estoy conectado con toda la creación, y Dios me permite recrearme en ella, debo disfrutar lo más que pueda

3.- Soy señor de plantas y animales, pero un señor de dulzura y de respeto que puede cohabitar y respetar. No estoy seguro de poderme aventar a ser vegetariano, pero acepto que eso fue lo que Dios pensó desde el principio.

4.- Soy señor de mi vida, de mi tiempo, de mi espacio, soy verdaderamente libre; un signo de esa libertad, darme el espacio para PARAR, DETENERME, y poder contemplar la obra de mis manos.

Papá, gracias porque tu siempre me has dado muestra de lo que es ser Señor de dulzura, tu gobiernas mi vida, a ti te pertenece el universo entero y sé que puedes hacer que y haga lo que tú quieras, sin embargo, Papá, siempre me respetas, solo me animas, me impulsas, pero respetas mi individualidad, eres maravilloso. Cada día me enamoro más de ti, y como diría Topo Gigio: Yo quiero ser como mi Papá…

Atte. Gusagigio!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: