Tú, tu, tu…

Ex 14, 15-16

Si Dios quiere… Yo lo dejo en manos del Señor… Dios sabe si me lo da… Si se da es porque Dios quería y si no pues no… etc…

Escucho frases como estas todos los días en el pueblo de Dios y descubro que aunque en determinadas ocasiones son bien  utilizadas, la mayoría de las veces solo son una cantaleta que justifica nuestra pereza e irresponsabilidad respecto de lo que nos toca hacer en la vida, y eso solo es fruto de la mala educación cristiana que tenemos.

Es cierto que Dios está detrás de todas nuestras buenas acciones, pues su gracia nos anima y capacita, sin embargo, la gloriosa libertad de los hijos de Dios implica que nosotros tomamos muy en serio las decisiones respecto de nuestra vida y emprendemos o detenemos, construimos o destruimos, establecemos una relación o la detenemos, y eso nos toca a nosotros.

Lo que veo hoy en la palabra es verdaderamente sorprendente, ante el peligro Moisés levanta los ojos al cielo pidiendo el socorro de Dios, pero nuestro amoroso Papá le responde algo, para mi, inesperado, le dice: “‘¿Por qué clamas a mi?”  Queeeé??? Yo hubiera respondido mil cosas, por lo menos le hubiera dicho: “¿Cómo que por qué? Si tu me dijiste que sacara a este pueblo ¿Si no a ti entonces a quién? (a que muchacho tan respondón verdad)” Pero Moisés no dijo nada y Dios le dijo esos tres “Tu” que me resultan tan reveladores, le dijo: “Pon en marcha a los israelitas, y TU, toma TU vara, levanta TU mano sobre el mar y divídelo para que pasen en seco” Queeeeeé? nombre pues facilito, haberlo dicho antes, jeje. Dios no dijo que Él iba a dividir el mar, Dios le dijo a Moisés que él, con su vara, con su mano lo dividiera…

Hoy me queda claro que de lo que se trata la vida es de hacer lo mejor que tenga a mano para hacer y confiar en que la gracia completará lo que me falta, pero es aberrante esperar que la gracia venga a hacer todo, eso es perezoso, irresponsable e irrespetuoso. Doy lo mejor que tengo y la gracia de Dios lo hace aún mejor. Saber lo que Dios quiere es muy fácil cuando se pasa un tiempo con Él a solas y diariamente, la cosa es HACERLO.

Hoy me quedo con:

1.- No debo esperar a que Dios me empuje, debo tomar iniciativa.

2.- Debo poner lo mejor que tenga a mano y esperar que la gracia de Dios lo convierta en algo maravilloso.

3.- Es necesario tener amistad con mi Papá, para conocer su voluntad y actuar conforme a ella.

Papá, gracias por darme talento y dones para construir mi vida y fecundar la vida de otros, enséñame a sacar el mayor provecho de ella, que la pereza no me convierta en un timorato que espera que tu hagas todo de un modo sobrenatural, amo tu naturalidad Papá, amo tu discreción, me fascina como haces cosas y pasas desapercibido para muchos, pero no para mi, ya no. Gracias por esto Señor.

Atte. TU Gusano, TU Rastrillo, TU Hijo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: