No había lugar para ellos

Lc 2, 1-20

Jesús, el dueño y creador del universo, tiene un nacimiento sobrecogedoramente sencillo y pobre, como diría Juan Crisóstomo “Si hubiera querido, pudo venir estremeciendo al cielo, agitando la tierra y lanzando rayos. Pero no vino así porque no quería perdernos, sino salvarnos, y quería también desde el primer momento de su vida abatir la soberbia humana. Por esto, no solamente se hace hombre, sino hombre pobre, y eligió una Madre pobre, que carecía incluso de cuna en donde poder reclinar al recién nacido”. o dicta también Griego “¡Oh, admirable tortura y extremada penuria, a que se ve sometido el que gobierna al universo! Desde el principio se apropia toda la pobreza y la enriquece, o la honra, en sí mismo”.

Y creo que es importante reflexionar en que “no había lugar para ellos”, podemos pensar en lo increíble de esto, es decir, si las personas hubieran sabido quien era el que nacía y la trascendencia que tendría en su vida, seguramente hubieran sacado todo de su casa y le hubieran dado el mejor lugar, pero no fue así, las palabras son “no había lugar para ellos”.

Hoy sigue pasando esto todo el tiempo, no hay lugar en el corazón para que nazca Jesús, siempre está lleno, de cosas, de ilusiones, de expectativas, de distractores, etc. y ciertamente la frase sigue siendo igual “no hay lugar para ellos”.

Lo bueno es que Jesús sigue siendo igual, y es de cierto admirable como solo necesita un pequeño y sencillo espacio para nacer y eso suficiente para empezar iluminar el resto. Belén era un pueblo insignificante, el pesebre insignificante, pañales insignificantes, pero su nacimiento trajo señales y portentos, al grado que el cielo y la tierra le rindieron adoración desde aquel momento.

Hoy no es la excepción Jesús, busca aunque sea un lugar pequeño y sencillo donde nacer y desde ahí empezar a iluminar nuestra vida en su totalidad.

———————————–

Preguntas para meditar

¿Cuál es mi pesebre en donde Jesús nació o debe nacer?

¿Hay suficiente espacio para Jesús en mi vida actual?

¿Qué cosas debería sacar de mi vida para que Jesús tenga más espacio?

¿Puedo reconocer a Jesús en los signos más sencillos?

———————————–

Oración

Gracias Jesús amado, por tu sencillez, por tu humildad, que en verdad me inspiran y me retan a ir más allá, pues si Tú, siendo el Rey del Universo pudiste abajarte a tal grado, ¿cómo podría yo, de alguna manera, ensoberbecerme o sentirme más?

Enséñame mi Señor a permanecer sencillo, como el imponente mar que está siempre en el nivel de abajo y así puede nutrirse de los ríos. Quiero decirte Señor, que siempre hay lugar para Ti en mi vida, que nada importa ni siquiera un poco si no está para Ti primero. Te amo Señor y me honra sobremanera que vivas en mí, gracias por ese privilegio inmerecido.

Amén

Atte El pequeño Gusano

3 responses to this post.

  1. Posted by Joanna de García on 14 febrero 2011 at 9:27 PM

    Muuuy bueno!! =)

    Responder

  2. Posted by Elsa Cárdenas on 27 diciembre 2011 at 4:40 PM

    Gracias por esta reflexión, por las preguntas que me han puesto a pensar, reflexionar.

    Responder

  3. Posted by CLAUDIA ISABEL GARZA TOVAR on 29 diciembre 2011 at 11:56 AM

    muy buena tu oracion, realmente las preguntas me pusieron a reflexionar sobre el rumbo que ha tenido nuestras vidas desde que estoy en constante comunicacion con el, el creador de todo y ya le di un lugar muy especial en nuestras vidas

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: