1.- Luz o Vanidad

…..Quien me sigue no anda en tinieblas (Jn., 8, 12)

Estas palabra de Jesús, nos invita a que imitemos su vida y costumbres, si queremos verdaderamente ser alumbrados y libres de toda la ceguedad del corazón. Que nuestro camino espiritual sea pensar en la vida de Jesucristo, pues la doctrina de Cristo excede a la de todos los Santos, y el que tuviese se deja llevar por el Espíritu hallará en ella maná escondido. Si alguno escucha a menudo el Evangelio y lo disfruta poco, es porque no se deja llevar por el Espíritu de Cristo.

Si en verdad buscamos ser iluminados por Jesús, entender plenamente y saborear las palabras de Cristo, es necesario estar bien puesto y dispuesto a conformar con Él toda nuestra vida y no solo partes de ella. ¿Qué nos aprovecha clamar por altas cosas de la Trinidad, si carecemos de humildad, y terminamos, con ese clamor de grandezas, desagradando a la misma Trinidad?

Las palabras subidas no hacen al santo ni al justo; pero la vida llena de Virtud hace al hombre amable para con Dios. Es mejor sentir la contrición, es decir, el dolor profundo de mis pecados, que saber definirla con maestría. Si supiera toda la Biblia de memoria y los dichos de todos los filósofos, ¿qué me aprovecharía sin caridad y gracia de Dios?

“Vanidad de vanidades y todo vanidad” (Qo 1, 2), pero no amar y servir solamente a Dios. Grande es la sabiduría que nos lleva a ir a los reinos celestiales en vez de amar al mundo.

Vanidad es buscar riquezas perecederas y esperar en ellas.

Vanidad es también desear honras y ensalzarse delante de Dios y de los hombres.

Vanidad es seguir el apetito de la carne y desear aquello por donde después se pagará el precio del pecado.

Vanidad es desear larga vida y no cuidar que sea buena.

Vanidad es mirar solamente a esta presente vida y no prever la venidera.

Vanidad es amar lo que tan rápido se pasa y no buscar con esfuerzo el gozo que perdura para siempre

Acordémonos frecuentemente de aquel dicho de la Escritura: No se harta la vista de ver, ni el oído de oír (Qo. 1, 8). Procuremos pues, desviar nuestro corazón de lo visible y dirigirlo hacia lo invisible, porque los que siguen su sensualidad manchan su conciencia, y pierden la gracia de Dios.

__________________________

Oración

Señor dame tus ojos para ver lo que no es perceptible a mi pobre humanidad, que todos mis sentidos, corazón y mente estén siempre dirigidos hacia lo que de verdad importa, que pueda descubrirte Jesús, en cada momento de mi día, en las personas a mi alrededor y en mis tareas, para que pueda dedicarte la mayor atención a Ti y a tu querer, estoy seguro de que eso le hará mejor provecho a este mundo. Tu eres mi Luz, no me permitas que desvíe mi atención hacia la oscuridad.

Atte. El Gusano Vanidoso😦

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: