2.- ¿Saber o no Saber?

 

Todos los hombres, naturalmente, desean saber, tener mayores conocimientos; pero ¿en qué aprovecharía  una gran ciencia, sin el temor de Dios? Es mejor ser rústico humilde pero servir verdaderamente a Dios, que un orgulloso filósofo que deja de conocerse y se pone a reflexionar sobre el cielo.

El que se conoce bien, se tiene por vil, y no se deja llevar por las alabanzas humanas. Si yo supiera todo cuanto hay en el mundo y no viviera la caridad, ¿Qué me aprovecharía delante de Dios, que me juzgará según mis obras?

No hay que tener demasiado deseo de saber, porque en ello se halla grande estorbo y engaño. Los letrados gustan de ser vistos y tenidos por tales. Hay muchas cosas que en nada o poco aprovecha al alma el saberlas. Las muchas palabras no hartan el alma; más la buena vida le da refrigerio, y la conciencia bien desarrollada, causa gran confianza en Dios.

Cuanto más y mejor entiendes, tanto más gravemente serás juzgado si no vives santamente. Por eso no te enorgullezcas por alguna de las artes o ciencias; mejor se cauteloso con el conocimiento que se te ha dado de ella. Si te parece que sabes mucho y entiendes muy bien, recuerda que es mucho más lo que ignoras. No te esfuerces por saber cosas altas (Rm,  11, 21); mejor confiesa tu ignorancia. ¿Para qué quieres tener más que otro, hallándose muchos más doctos y sabios en la Ley que tú?

Si quieres saber y aprender algo provechosamente, pon cuidado en que no te den reconocimiento ni te estimen por ello. EI verdadero conocimiento y a la vez la capacidad de abajarse a sí mismo es una altísima lección. Gran sabiduría y perfección es sentir siempre bien y grandes cosas de otros, y lograr abajarse ante los otros. Si ves que alguno peca públicamente o comete culpas graves, no te debes juzgar por mejor, porque no sabes cuánto podrás perseverar en el bien. Todos somos flacos; mas tú a nadie tengas por más flaco que a tú.

Saber por saber no tiene sentido; saber para parecer mejor que otros, es algo sumamente estúpido; saber más para hacer más, eso es sabiduría. es la aplicación adecuada de los conocimientos y la libertad de la vana-gloria la que nos dan el verdadero fruto de la sabiduría.

______________________

Oración

Señor, enséñame a entender que el mucho saber no es lo que me lleva a ti, sino el poder vivir lo que sé, quiero aprender a vivir cada cosa que está en mi inteligencia, que pueda tomar decisiones sensatas con conciencia recta. No quiero saber de ti, quiero vivir en ti, no quiero saber cómo eres, quiero ser como Tú, dime que es lo que necesito saber para eso y solo por conseguirte aprenderé lo necesario, pero definitivamente te amo más a ti que a cualquier conocimiento.

El Gusano del Saber

One response to this post.

  1. Posted by Angiee Hdz on 9 marzo 2011 at 11:32 AM

    Muy padre reflxion.. gracias por compartirla =)Lindo dia!!!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: