El Misterio de la Persona

Aunque este texto no es mío, quiero compartirlo, pues se me hace muy bueno y profundo!

La monotonía externa de las personas nos engaña;
no sabemos cuánta bondad se consume debajo de las cenizas.
Cada persona lleva sus heridas,
su sensibilidad inexpresada, el vértigo de su soledad.

Hay lágrimas detrás de muchos ojos al parecer risueños.
Aún la persona más vulgar o despreciable encierra su misterio;
si lo descubriésemos la llegaríamos a amar.

Vemos a estas personas que pasan a nuestro lado, por la calle,
¿qué sentimientos se esconden detrás de su maquillaje o su urbanidad?
Entre ellos está el héroe, el suicida, el traidor;
pero ¡quién lo iba a pensar! Cuando lo sepamos será ya demasiado tarde…

Has dejado, Señor, una huella infinita en nosotros;
danos una actitud religiosa ante el misterio de las personas.
Haznos delicados para no profanar el misterio humano.
No queremos encerrar la persona en un concepto o en una fórmula.

Enséñanos a desconfiar de nuestra primera impresión,
recordando que la realidad es más grande que nuestra inteligencia.
Danos un amor que nos permita acercarnos sin tristeza,
a la barrera infranqueable del “tú” del prójimo.

Ayúdanos a superar el conocimiento y la posesión (que es egoísmo),
para llegar a la comprensión y la entrega (que es amor).
Haznos el milagro, Señor, de que el egoísmo no se nos disfrace de amor.

Y danos la alegría del amor verdadero que se apoya en la fe a la persona.
Quisiéramos saber darnos en la oscuridad,
creyendo que Tú tienes mil manos humanas extendidas, pidiendo amor.
Que demos aún sin ver los ojos del que recibe, aún sin sentir el calor de su mano.

Danos la sobriedad de contentarnos con las migajas de intimidad
que cada uno quisiera ofrecernos.
Y enséñanos a darnos antes de que nos lo pidan.

He  dicho y sostengo que la apariencias no engañan, poner atención en lo que alguien quiere aparentar, o en su pantalla exterior, nos puede revelar cosas muy profundas de cada persona. Lo que si es engañoso es la “primera impresión” la vista por encima que la mayoría de gente hace y que en general tiene más que ver con ellos mismos que con la persona que miran. Cuando miramos rápida y temerariamente etiquetamos a alguien nos estamos perdiendo del misterio de Dios en cada persona!

Animo, a ver bien y a abrir el corazón!

Atte. El Gusano Observador

One response to this post.

  1. Posted by CLAUDIA ISABEL GARZA TOVAR on 4 junio 2012 at 9:07 PM

    oye por que me dejaron de llegar estos mensajes , quisiera que me digeras que tengo que hacer para recibirlos todos estan bien padres como todo lo que tu escribes y haces no te olvides de mi y espero pronta respuesta dios te bendice hoy, mañana y siempre saludos a johana y toda tu familia

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: